lunes, 21 de mayo de 2007

PROTOENSAYO DE LA ¿REALIDAD?

Si me dieran a elegir,
yo elegiría esta salud de saber que estamos muy enfermos,
esta dicha de andar tan infelices...
Juan Gelman

¿Cuales son los problemas sociales e individuales a los que se enfrenta hombre contemporáneo en su construcción cotidiana de la realidad? Cuando buscamos los motivos aparentes de las personas encontramos: La pobreza, la inseguridad, la desigualdad de clases, educación religiosa desvirtuada, estos factores a su vez producen síntomas de indiferencia, insensibilidad, agresión sentimientos de vacuidad y conductas compulsivas que traen consigo necesidades prefabricadas por las cuales nos convertimos en seres predecibles y fácilmente moldeables.


Todos estos fenómenos van construyendo lo que entendemos como normal o real que tiene origen en una “realidad” heredada por nuestros padres, familiares, abuelos y moldeada por los medios que se encuentran estrechamente relacionados con el gobierno y las leyes que nos rigen. Estoy convencido que gran parte del conflicto global actual estriba en el mundo donde se coloca al recién nacido, incapaz de nutrir y ofrecer los elementos necesarios para que se desarrolle de una manera saludable. Por tal motivo nuestro "pecado original" es bautizado por un cúmulos de psico-patologías en las que figuran la depresión y la neurosis. "patrocinadas" por nuestros antecesores. Que a decir verdad nos hacen más propensos a ser manipulados por los grupos de poder que de antemano conocen perfectamente que la forma de manejar a una sociedad es a través de las emociones. Una sociedad emocionalmente fragmentada es una masa sumamente dócil.


Karen Horney en su libro “la personalidad neurótica de nuestros tiempos” menciona que ante circunstancias adversas, los individuos reaccionan desarrollando determinadas actitudes o estrategias defensivas que les permiten hacer frente al medio y obtener una cierta gratificación. Específicamente, los individuos utilizan tales estrategias para enfrentarse o minimizar los sentimientos de angustia y para conseguir relacionarse con otros. Cuando las citadas estrategias son exageradas o inapropiadas. Se denominan "tendencias neuróticas”.
“La neurosis es uno de los tantos problemas que esta en el ambiente, el efecto de la mugre del ambiente en la piel de nuestra mente es inevitable” (Marco Pérez, 2007)
La neurosis, el estrés, la ansiedad, el sentimiento de vacuidad etc. Son el producto de una construcción social mal elaborada, que de cierta forma resulta ajena al a la esencia del ser humano. Rollo May (1976) menciona adecuadamente que las personas han perdido el sentido de su identidad como si mismos son proclives, también a perder el sentido de su relación con la naturaleza. Pierden no sólo su experiencia de la conexión orgánica con las cosas inanimadas, tales como las montañas y los árboles, sino también parte de su capacidad para sentir empatía por la naturaleza animada, los animales y entre ellos el mismo hombre.


La insensibilidad es una introyección que arrastramos desde hace mucho tiempo atrás, pero esta se agrava desde que podemos transportarnos a lugares y tiempos diferentes mirando una caja fenomenológica conectada a la corriente eléctrica. Su presencia masiva atraviesa casi la totalidad de los ámbitos cotidianos de una persona siendo un factor de gran importancia en la construcción de la realidad del ser humano de la actualidad. Cuando la televisión se presento al ser humano se pensaba que favorecería a la creación de una realidad social más transparente, conciente de si misma y más iluminada no obstante como señala G. Vattimo (1990) “hizo todo lo contrario, creo una sociedad mas compleja, caótica incluso; ya que la televisión tiene el efecto de producir una homologación general de la sociedad”, permitiendo y favoreciendo dictaduras. Tales dictadores han entendido claramente que hacerse dueño de la realidad es hacerse dueño de los acontecimientos y la mejor forma de hacerse amo y señor de los acontecimientos y lo que se nos vende como “real”, es precisamente a través de la televisión.


La irrealidad que nos han heredado, esta arraigada en lo más profundo de nosotros, forma parte de nuestras estructuras inconscientes, por lo cual en la mayoría de las ocasiones exteriormente rebasa nuestra propia percepcion y la única forma de emancipación de esta imposición de “realidad” es el auto conocimiento, una verdadera revolución individual, una sublevación de conciencias…

Nietzschie en su libro así hablaba Zaratustra nos propone un proceso de liberación a través de las > que Vattimo explica de la siguiente forma:


“El camello es el sujeto sometido, el sujeto moral-metafísico tradicional; el león, que representa la fase de la liberación de todas las veneraciones y sometimientos, es, con todo, sólo una fase preparatoria para una tercera transformación, la que hace del espíritu un niño. Mientras el león, incapaz de crear valores nuevos, crea sólo la «libertad para un nuevo crear», el niño es «inocencia y olvido, un nuevo comienzo, un juego, una rueda que se mueve por sí misma, un primer movimiento, un santo decir sí... "


En la actualidad la mayoría de los revolucionarios o rebeldes se quedan fijados en la fase del león, el poder y la fortaleza aparente de este estado resultan bastantes seductores como para abandonar dicho estado. Que si bien en un principio libera las primeras cadenas. La arrogancia del león no le permite abandonar el poderío para obtener algo que en aparencia resulta de irrelevante "la inocencia y olvido del niño" y al no transmutar, el león sucumbe ante si mismo y se convierte en algo parecido, si no es que en lo mismo, contra lo que luchaba. El león que se aferra a su propio estado representaría a aquel revolucionario que no ha resuelto sus conflictos internos que al final terminan por consumirlo y enfermarlo. En cambio el niño es el espíritu creativo que quiere ahora su voluntad, el retirado del mundo conquista ahora su mundo... "una rueda que se mueve por si misma" que renuncia al guión que le entregaron al nacer.



Bibliografía:
Jhon R. Searle. La construcción de la realidad social”, (1995)
Rollo May. El hombre en busca de si mismo”, (1976)
Gianni Vattimo. La sociedad transparente” (1990)
Marco Pérez. La normalidad de la neurosis”, (2007)
Karen Horney. La personalidad neurótica de nuestro tiempo (1937)
F. Nietzschie. Así hablaba Zaratustra

3 comentarios:

Aharon Edmundo dijo...

Buen ensayo hermano, no sé si soy un camello o un león,o peor, yo me creía un águila, sin embargo, sólo voy a luchar por conseguir una cosa: no terminar trabajando en un circo. Ciao.


(Boheeeeeeeeeemias!!! susurra el viento en tus oídos)

Aharon Edmundo dijo...

hoy estamos en el players de otay por si quieres unas cheves o jugar domino o billiard ciao después de las 9

Joan Marín dijo...

... el juego en que andamos...

Un saludo y encantado de conocerse... iré pasando a robarte frases resonantes y tropezar con la música silenciosa de las palabras. Abrazado queda!