jueves, 7 de mayo de 2009

I

Tu cuerpo es una forma de caricia
Un beso que se oculta,
Santuario de mis manos.

Mis manos son el hueco de la espuma
Levadura de deseos
Puentes de tu belleza

Donde termina tu sonrisa,
Nace un oscuro cauce.
Una de tus sombras se retira
Cuando mi curiosidad asoma.

Misma sombra que me ronda
Mientras duermo en paralelo,
Un vaho de ninfa se ha vuelto mi vigía.

La ensoñación es otra forma de vivirte,
Recreo de las fuerzas que se ocultan
En el día.

Yo no soy sol, tú no eres luna,
Pero somos eclipse…

¡Que se rompa el epitelio!

Mis mañas para tus ansias
Mis insectos para tus flores
Mis dientes para tu espalda
Mi aire para tu fuego
Mi río para tu puente
Mis demontres para tus ninfas
Mi Baco para tu bosque…

3 comentarios:

Salvador Castro dijo...

just hot :)

Anónimo dijo...

La última parte es la mejorcita... Lo anterior lugares comunes de poeta frustrado por la biología.

Neural Crash dijo...

Cuanto más llena está la espiga de arroz, más inclina la cabeza...