miércoles, 31 de octubre de 2007

Insectario tragicómico

Solía vivir con un gusano de corazón en la cabeza
Que me susurraba palabras de invierno,
hace tiempo que no se deja escuchar…

En la sombra de un minuto de lucidez
Se esconden días-mosquitos de desesperanza.
Evacuando lentamente los cadáveres
Que eyacula la lengua, en la melodiosa guerra de las ideas

Navegar sobre un velo permeable
Entre el humanismo y la misantropía
Acallar siempre sobre la ironía y la nada Retornar de nuevo a la pulsión de muerte
Para generar un par de pulgas-vida

Contemplar como las larvas intelectuales
Devoran desesperadamente las crisálidas
De mariposas que ya no existen. Con la esperanza
De desarrollar alas propias sobre el vientre, para que duela
Un poco menos y golpear un poco más fuerte.

Enmudecer y entristecer por la escasez de seda
¿Alguien aún genera seda?
¿Alguien recuerda como se sentía la seda sobre los labios?
Seda, dulce seda…

Las mantis religiosas alumbrando insectos de cinturas frígidas
Alimentadas por heces de negra culpa
Mientras el asco los incita a devorar la cabeza de sus creadores.
Es el karma biológico de la cruz…

Donde me encuentre a ese Dios, sin pensarlo
Le introduciría una tarántula en la entrepierna…

Ensombrecer la sonrisa para no abaratarla
Refrescar la tristeza para que no se endurezca
Recordar la poca importancia de las líneas
Que no permiten deformar la forma deformada
Donde se encuentran las verdades relativas
Que sostienen la existencia de las libélulas

Caminar para adelgazar y poner en forma el pensamiento
Llegar siempre tarde a la cita inevitable con uno mismo
Burlarse de los caracoles lánguidos que han perdido su casa
Como a 2 cm. de distancia.

Renovar algo de fuerza con una simple sonrisa
Seguir caminando después de levantar los hombros
Indicando que: “Yo no sé ni madres, pero el camino esta entretenido”

Jugarle una travesura a la abuela de 87 años y salir huyendo
Como cucaracha asaltada con luz. Intuir que pronto ya no podré hacerlo…

Recordar como mi amada se asía ferozmente en mi pecho
Como si no existiera un mañana en el hoy de ayer
Extrañar como al invierno a esa arañita de avellana…
Que se pierde y me olvida entre sus patitas
Y sus múltiples ojos anochecidos.
¡Pinche vieja! Como le amo…

6 comentarios:

Consolation Des Arts dijo...

Hola, hola. (Está costumbre mía se repetir las palabras). Pues es mi primer comen por aquí, aunque no te creas, ya había leído varias cosas. Por poco y me hace querer a los mosquitos con esto...por poco, claro está...en caso de que esto se tratara de ellos...Ja, a veces me gusta pensar que las cosas son así de simples...bueno, bueno....
Saludos entonces, me estaré dando unas vueltas más seguido por aquí.
PD. Definitivamente si yo me encontrara a Dios, haría que se tropezara con mi pie, nadamás para que sintiera lo doloroso de las caídas y lo duro que hizo el suelo...Ja ja ja.

Sonia Yudith dijo...

Pues yo le puedo platicar de sus deseos..se pondrá contentísimo de que le quieran encontrar.. independientemente del por qué..eso ya es secundario..

Saludillos buscadores de Dios :)

PD. A mi me gustaría jugar al futbol con El... jugará bien?

Sonia Yudith dijo...

Estuve conversando con El, y qué creen?, me dijo que con gusto cumpliría sus deseos pero que ya lo hizo, al menos el de la caída, cuando vino en carne.
Y no sólo cayó, sino que también fue abofeteado, escarnecido, vituperado, traicionado, rechazado, abandonado, azolado, escupido, ofendido...muerto.

LLevando sobre sí nuestras cargas, dolores, caídas, rebeliones y pecados para que en El tengamos vida, gozo y paz.

El estaba en Cristo reconciliando consigo al mundo..

y qué creen de nuevo...que no se lo creyeron...así que me dijo que se los recordara para que lo creyeran.

Oh..lo de la tarántula creo que se les pasó a los romanos..habrá sido falta de imaginación?..o de tarántulas?

y qué creen de nuevo?
que es cierto..estaba duro el piso
y los clavos
y la lanza
y la cruz
pero lo más duro saben qué fue?
su incredulidad.

Alebrije dijo...

Y despué de todo...,
tadavía no entiende.

Nadja Yukov Zoldovich dijo...

Oye pinche Neural Crash, pa cuando la subidita al cerro?

Consolation Des Arts dijo...

Ahhh Sonia... siempre que se habla de Dios está ella presente, a veces le creo que habla con Dios literalmente...
Y sí habla con ella, estoy segura de que le dice como escribir tan bien...hasta cuando me reconviene por mis blasfemias...
¿No cree señor?
Saludosssss