lunes, 11 de junio de 2007

MINI-PSEUDOPSICOANALIS DEL DALI...





Se discute si Dalí es auténtico o farsante. Pero ¿tiene algún sentido decir que alguien se ha pasado la vida haciendo una farsa? ¿Por qué no suponer, al revés, que esa continua farsa es su autenticidad? Cualquier expresión es, en definitiva, un género de sinceridad. (Ernesto Sabato)


La “farsa” de Dalí nos proyecta nuestra propia hipocresía. ¿Cómo seriamos si expresáramos todo ese contenido caótico metafísico que se encuentra latente en nuestro preconciente que reprimimos por nuestros miedos y por nuestra fuerza superyóica? Seguramente no muy distintos a él…

Para entender al artista hay que conocer un poco de su historia (A los cinco años, sus padres le llevaron a la tumba de su hermano y le contaron que él era su reencarnación). La herida narcisista que le hicieron sus padres al trasmitirle a su hijo su resentimiento, su dolor, su rabia y su temor por haber perdido al primer hijo se refugia en el artista traumatizándolo, de ahí la imagen de grandiosidad, ello le permite elevar su maltrecha auto-estima y sentirse un poco mejor consigo mismo.

Dalí era el juguete de Dalí es sujeto y objeto, necesitaba reinventarse, crearse a si mismo constantemente por que al nacer le negaron una existencia propia. Las obras del pintor español dan la impresión de ser una eyaculación, un orgasmo onírico inacabado de sus sueños y complejos que se subsanan y se subliman a través de su obra. El mismo afirmaba en sus últimos años de vida “mi más grande obra he sido yo mismo”
A diferencia del mito de Ovidio sobre narciso de Leemos, que murió el día en que se conoció a si mismo. Dalí vivía y moría en un solo tiempo, simultaneamente se inventaba y se descubría a si mismo.

9 comentarios:

Sonia dijo...

Cercenaron una parte de sí representada por una mano que él sigue cercenando quizá por no saber cómo salir del círculo, sin embargo creó otra con la cual recrear y pintar lo que destruye y mata, se reinventa una y mil veces, muriendo una y mil veces.
Un ciclo enfermizo aunque no del todo, supongo, pues pudiendo dejar de crearse y morir .. no lo hizo..
Agua y sangre, muerte y vida, se desangra pero al mismo tiempo, recibe el suero de la vida, de la creación, en un ir y venir, morir y vivir, crear y no, volar o no, soñar o no, inventar o no, él decide el sí a pesar de ..
Profundo el Dalí eh..
Quizás todos tenemos un poco de él, quizás no, o quizás encontramos la forma de no continuar el círculo cercenador, y simplemente decidimos tomar el suero de la vida y no la sangre..
Aún con sangre, aún sin ella, farza autentificada o sin ella, somos una obra de arte genuina, cada quién decide con qué pintará su obra.
Todos nos recreamos contínuamente, pues, qué haríamos si no?

Neural Crash dijo...

Claro todos nos recreamos solo que Dalí tenía que re-recrearse... Empezó un paso atrás y eso lo hizo estar un paso adelante, paradójico el señor...

Sonia dijo...

Y cómo es eso de re-recrearse? es que hoy quiero saber más, me volví investigadora espacial.ji

Maga Maga Maguita dijo...

Si, que explique eso de re-recrearse, porque lo de recrearse yo lo entendia, pero esto ya me resulta complicadillo...

Aharon Edmundo dijo...

¡Oh mujeres ávidas de locura!

Neural Crash dijo...

Creo que hasta yo ya me revolví =P jajaja no las culpo, pero bueno ahí va mi argumento:
Bueno según yo y mis limitados elementos psicoanalíticos él hecho de que a un ser humano se le diga que él no es él sino que es la reencarnación de otro Yo, te coloca en desventaja con respecto a tu proceso de individualización. Lo que orillo a Dalí a crear un personaje que fuera totalmente distinto a su hermano muerto, pero no por eso muy parecido a al autentico Dalí. Primero tuvo que asegurarse de quien no era él para después descubrirse. La personalidad histriónica y narcisista de Dalí ocultaban su timidez y sentimiento de inferioridad. Por eso digo re-recrearse primero tenia que crear un personaje que mitigara su dolor y escondiera sus complejos, para luego ocuparse del Yo de Dalí como cualquier ser humano. Su desventaja la convirtió en una extraordinaria virtud.

Sonia dijo...

Y como dicen "no hay mal que por bien no venga", si no hubiera desarrollado esas personalidades no hubiera sido el "Dali" que hoy conocemos, sólo una persona normal como yo jiji, como vos, como todos los blogueros :P, y que triste vivir entre normales, ser normal, por eso me revelé jeje.

Ester Espinoza dijo...

ja, yo ahorita ando haciendo cosas de gente normal y me siento mas feliz que nunca...

Aharon Edmundo dijo...

Sí, convengo con Ester en que a veces es bueno hacer cosas en apariencia triviales, al igual que locuras. "Si no hiciera una locura al año, me volvería loco." (Huidobro).

P.S.Me gustó la explicación Neural. Entendido.
Saludos a los locos y normales.